Gracias...

Siempre he jugado con mis amigos, éramos un grupo numerosos.
Todos los días después de clases, nos reuníamos. Que bonitos días y los adultos Vivian en armonía.

Jugábamos a los diversos juegos que cualquier niño pudiese imaginar. No he dejado de soñar esos días, que duro es la vida.
Que duro son estos días y los que vienen, y todavía sigo siendo un niño con ansias de seguir jugando.

Pero ya no puedo.
Abecés pienso si fui un niño afortunado, refiriéndose a mis amigos que ya no están.

Ellos.

Gracias a la bomba que dejo un soldado.

Gracias al bombardeo que le hicieron a mi ciudad.

No se porque!

Lo que si se, es que mis amigo han muerto. El único sobreviviente fui yo. Solo perdí mis dos piernas y el poder jugar.

Sueños...

Iba caminando por una playa desierta, me detengo a mirar el mar y el cielo y de repente me doy cuenta que estaba soñando.
Soñando despierto.

Soñaba que el mundo se había acabado que ya no existía ni una flor y mucho menos un humano.

Soñaba que todo estaba desierto, que no había un alma a kilómetro y medio.

Soñaba que todo era un sueño, cuando despierto me doy cuenta que ya estaba muerto.

Colores Vivos.


Un elefante de muchos colores efervescentes.

Colores en movimiento que te arropan y te transportan a una pintura que te habla y te pinta.

Se fue desapareciendo lentamente,

Óleo que se escapa de un lienzo para pintar a un mundo gris, gracias a ti.

Viaja a través de tu sueño,

Píntalo con colores efervescente que te transporten con sus movimientos de multicolores,

Por favor pídele que te deje aquí.

No te veo, pero me en cantaría.

Vuelo por encima de ti, en una manta de colores,

Te susurro en tu mente, no te quiero aquí…